lunes, 28 de septiembre de 2015

Contra los #deberes excesivos en 3º y 5º. Carta al Director del centro

Esta es la carta enviada el curso pasado por madres y padres de alumnos de 3º y 5 de un colegio público de la Comunidad de Madrid. En ella exponen la preocupación por el aumento de deberes en esos cursos. Llama la atención que, teniendo hijos de diferentes edades en el mismo centro, la queja se centre en los cursos de primaria en los que se implantaba la LOMCE; lo que establece una clara relación entre "los exigentes programas" que los padres denuncian y la sobrecarga de deberes para niños y familias. De mal en peor.

"A la atención de:

Director del CEIP XXXXXXXXX

Mediante al presente escrito y en nombre de los padres y madres abajo firmantes queremos hacer llegar a la Directiva del colegio nuestro desacuerdo en relación al excesivo trabajo para casa que se está mandando en los cursos 3º y 5º de Primaria. 

En nuestra opinión, los deberes son excesivos y los niños difícilmente llegan a poder terminarlos en una hora diaria, tiempos que se estima como adecuado para realizar las tareas. En una hora deben hacer ejercicios y problemas de varias asignaturas para corregir al día siguiente, trabajo, dibujos y además avanzar en el estudio de cada materia de cara a los constantes exámenes. Es evidente que hablamos de un imposible.

Como madres y padres hemos observado que esta sobrecarga de tarea no es positiva. No debemos olvidar que aunque la sociedad actual les obliga a madurar mucho más deprisa de lo que sería aconsejable, siguen siendo niños que además de aprender y estudiar deben jugar, hacer deporte, estar con sus amigos y divertirse.

Con esta cantidad de tarea para casa lo que se consigue, a nuestro parecer, es someter a los niños a una presión innecesaria que en muchos casos podría desembocar en frustración por no llegar a objetivos marcados, cansancio y pérdida de interés en el aprendizaje.

Estamos a favor de la tarea en casa porque propicia la concentración y la toma de responsabilidades, pero de una manera controlada. No es lo mismo hacer tres ejercicios de matemática que hacer siete. Esto es evidente.

Entendemos que esta situación es preocupante para el profesorado (desbordado por los nuevos contenidos) y para los padres, pero no debemos olvidar que los que sufren consecuencias de cambios de leyes y exigentes programas educativos son nuestros hijos.

Creemos que estamos a tiempo, entre todos, de mejorar la situación y no someter a los niños a doble jornada de trabajo, por esta razones solicitamos a la Directiva de centro que revise la situación y así podemos establecer, mediante el diálogo, un equilibrio beneficioso para nuestro hijos.

Atentamente y en espera de su respuesta."

No hay comentarios:

Publicar un comentario