domingo, 28 de diciembre de 2014

Errores del informe @OECD_Edu sobre los deberes

Las noticias pasan y los deberes permanecen. España es el quinto país de la OCDE con más carga de deberes a los 15 años. Se ha generado un cierto debate en prensa escrita y radio, y todos tan contentos; la inercia sigue con nuestros niños y niñas esclavizados por los deberes; y el profesorado (en general), los colegios (en su mayoría) y las administraciones educativas (sin excepción) sordos al debate social.

Lo más importante, falta una lectura sobre lo afirmado por el propio informe que concluye lo que sus propios datos no hacen. Es necesario plantearnos varias cuestiones  que contestaremos a partir de los propios datos de PISA, tanto del informe 46 como del "ranking":

1. ¿Qué pasa en España con los deberes en primaria?

2. ¿Es correcto concluir que hasta cuatro horas semanales de deberes es beneficioso?

3. ¿Deberían los jóvenes desfavorecidos hacer más deberes para mejorar sus resultados?

4. ¿Se puede afirmar que el tiempo dedicado a los deberes se correlaciona con el rendimiento?
1. ¿Qué pasa en España con los deberes en primaria?

No es solo que nuestros jóvenes de 15 años hagan más deberes que la media de la OCDE es que la mayoría de los alumnos de primaria, incluso los más pequeños, hacen más deberes que los alumnos de secundaria del resto de países (en un colegio recomendaban hace poco entre 1 hora y 1:30 al día para los alumnos de 8 años… más los fines de semana, más las vacaciones).

Lo que parece excesivo en el caso de secundaria debería ser absolutamente inaceptable en el caso de primaria y perseguible por ley por debajo de los 11-12 años.

2. ¿Es correcto concluir que cuatro horas o menos semanales son beneficiosas?

Es difícil mantener, como hace la OECD, que "a partir de 4 horas semanales los deberes tiene un impacto despreciable" dando por hecho que hasta las cuatro horas sería apreciable cuando Finlandia, Chequia y Eslovaquia tienen menos de cuatro horas.

Parece que la cantidad no es siempre lo importante, sino la calidad de los deberes, así como el papel que los deberes ocupan en relación con el conjunto del sistema educativo. A un mal sistema educativo no le mejora una gran cantidad de deberes.

3. ¿Deberían los jóvenes desfavorecidos hacer más deberes para mejorar sus resultados?

El estudio concluye que los "estudiantes favorecidos socioeconomicamente" pasan más tiempo haciendo deberes. Como Alfie Kohn plantea en El Mito de los Deberes no hay que confundir correlación con causalidad ("En el mejor de los casos, la mayoría de los estudios sobre los deberes muestra solo una asociación, no una relación causal". p.39) Esto es, que dos hechos se den a la vez no implica que uno sea consecuencia del otro.

Analizando el segundo gráfico de la página 2 (OECD, PISA 2012 Database, Tables iV.3.27 and iV.3.28) puedes comprobar que en Finlandia apenas hay diferencia en la cantidad de deberes entre alumnos favorecidos y desfavorecidos. Lo contrario sucede en Sanghai, Italia, EEUU… lo que puede estar hablando más de la equidad de los sistemas en su conjunto que de la influencia de los deberes.

¿Cómo debemos leer este indicador en España? Sabiendo que los niños favorecidos se concentran en la enseñanza privada-concertada en muchas zonas de nuestro país, lo único que nos dice es que los colegios privados mandan dos horas de deberes a la semana más que los públicos. Por cierto, con pocos efectos sobre el rendimiento en las pruebas internacionales en cuanto se tiene en cuenta la variable socioeconómica.

4. ¿Se puede afirmar que el tiempo dedicado a los deberes se correlaciona con el rendimiento?

Por último, Focus in Pisa 46 afirma que en la mayor parte de los países el tiempo dedicado a los deberes se correlaciona con el rendimiento de los alumnos. Sirve parte de la argumentación del punto anterior, pero si ves el gráfico de la página 3 (Source: oEcD, PisA 2012 Database, Table iV.1.8c)

Se puede ver que hay once países donde esta correlación sería negativa (entre ellos países con políticas sobre los deberes muy diferentes como Canadá y EEUU. Hay 35 países (entre otros España) donde esta influencia es menor o igual a cinco puntos de PISA (una diferencia despreciable). Y solo hay once países en los que la diferencia sea superior a 10 puntos (algunos de ellos con buenos resultados en Pisa y otro no tanto como Israel o Italia).  Entre los países con más de quince puntos de diferencia tenemos a Alemania, con un sistema educativo que segrega a los alumnos en itinerarios a los 11 años y los orientales como Singapur (que hace lo mismo que Alemania o China).

De modo que no se puede afirmar que dedicar más horas a los deberes esté correlacionado con las notas finales de forma significativa salvo en estos limitados casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario